domingo, 24 de enero de 2021

9- Cambios revolucionarios en Vic


Me gustaría aquí tratar, estimado conciudadano, el tema de la transformación de Vic en capital mundial de la ópera, gracias al linaje de los reyes de este palo, una transformación que tendrá unas consecuencias tremendas en muchos otros campos además del lírico.

     Las razones son evidentes: el establecimiento de las avanzadas ECIHA (Escuelas Catalanas de Interpretación Humana y Animal), que revolucionarán el lenguaje de la ópera, irá asociado al desarrollo de unos sofisticados laboratorios de intervención genética necesarios para alcanzar los objetivos propuestos. Las escuelas-granja, que ocuparán las tierras donde hoy se levantan muchas de las industrias alimentarias de la zona, se organizarán en íntima complicidad con estos laboratorios, los cuales pronto adquirirán un enorme prestigio internacional debido a sus resultados.
     Primero se tratará de conseguir mejoras en la coordinación gestual de las especies más adecuadas a completar el foso orquestal, como los diferentes tipos de primates, los perros, los gatos, los elefantes, los mismos cerdos —cuya capacidad de gruñir sorprenderá en un futuro cuando lleguen a controlar sus gruñidos con asombrosa precisión—, los asnos, los leones —dotados estos de una eficacia estremecedora en el rugir durante las cinco largas horas que en un futuro permanecerán despiertos—, los loros y los ruiseñores, entre otros. El refinamiento vocálico irá asociado en todos los casos a una mejora sustancial de la inteligencia tanto práctica como musical, al activar las dos partes del cerebro de los animales, y pronto los cambios y las modificaciones de muchos de estos seres mal llamados irracionales serán absolutamente extraordinarios.
     Un ejemplo de este éxito en la manipulación química y genética de los tejidos cerebrales para su aplicación operística será la llamada 'Bandeja Musical', una invención insólita de los laboratorios más avanzados de Vic, utilizada en multitud de ceremonias protocolarias, consistente en un jardín miniatura de estética bonzai con estanco incorporado capaz de caber en una bandeja de setenta centímetros de diámetro, con un equipo estelar de cinco ranas que efectuará el famoso Canto del Croar, una pieza compuesta por Joaquín Lloret i Sabata. La obra, considerada como uno de los capolavoros más refinados de este compositor, será interpretada en muchas sesiones inaugurales de especial significación en todo el mundo, lo que propiciará, como es lógico, la producción de estas Bandejas Musicales que serán vendidas, en series numeradas, como una de las exquisiteces más sofisticadas de la industria operística de Vic.
     Ahora bien, este desarrollo de la mecánica genética de los científicos de Vic, entre los que habrá siempre dos o tres Premios Nobel, tendrá muy pronto otras derivaciones que convertirán la ciudad de Osona en un centro importantísimo de transmutación animal y humana de múltiples aplicaciones. Una de las más importantes será el uso de animales de funciones y gustos especializados para las sofisticadas universidades gastronómicas de Girona. Ya en otras ocasiones hemos hablado de los ratones con sabor a limón, muy adecuados para la nueva paellística o ciencia de la sartén de los restaurantes catalanes y valencianos, así como los mejillones dulces y los camarones con sabor a chocolate. Uno de los inventos más alabados y de más éxito serán los famosos huevos de vaca, de los que se harán unas tortillas de gusto exquisito que se exportarán congeladas al Lejano Oriente y a América del Norte.
     Pero allí donde esta industria encontrará sus principales filones de oro será en la consecución de unas nuevas modalidades de mascotas genéticamente preparados para esta función. Perros capaces casi de hablar, gatos sincronizados telepáticamente por circuitos de empatía mental con sus dueños, burros de raza catalana pero de pequeño tamaño, muy resistentes y capaces de transportar cargas de importancia y dotados de una inteligencia inusitada. Importante mencionar a los loros catalanes que podrán a la larga mantener conversaciones de más de veinte minutos y a los que se incorporarán las dotes vocales y musicales de la escuela operística. En cuanto a los primates, conseguirán superar a los perros en su condición de animales de compañía. Serán los bonobos o chimpancés pigmeo los más indicados para esta función, una vez hayan aprendido algunas de las costumbres de higiene de los humanos, mientras que los orangutanes, estos señores selváticos de caras tan humanas que yo diría que lo son más que muchas de los humanos, se centrarán en las franjas de la tercera edad. Sus dotes de acompañar a las personas mayores serán del todo extraordinarias, consiguiendo unos niveles insólitos de empatía emocional.
     Es fácil ver como toda la región de Vic vivirá bajo el signo animalista por un lado, y operístico por el otro. No habrá persona en el mundo que no quiera visitar de primera mano sus escuelas y granjas, cuyo conjunto constituirá una especie de gigantesco y sofisticado parque zoológico de última generación, en el que cada habitáculo o Aula, será un escenario donde sus ocupantes interpretarán, cantarán y bailarán según sus habilidades particulares. Por supuesto, muchos de los visitantes vendrán para adquirir algún animal de compañía o pet, como se dice en inglés, los cuales tendrán un coste altísimo. En cuanto a las entradas a su descomunal teatro de la ópera, de un precio exorbitante, habrá listas de espera de cinco y seis años tirando por lo bajo. No habrá tema que los autores catalanes no se atreverán a tratar, tal será su tremenda imaginación. El valenciano y el catalán se acabarán convirtiendo poco a poco en primera lengua operística, por encima del italiano, del alemán y del inglés, gracias a la avalancha de encargos hecho a compositores locales, valencianos y chinos. La asociación de Vic con la ciudad de Quanzhou, en el sureste de China, será la razón de esta presencia de músicos chinos, al igual que allí habrá profusión de estrenos de obras catalanas y valencianas. La osadía y la inteligente política de los responsables de Vic en relación a la ópera, los distinguirá mundialmente —serán invitados a miles de congresos, simposios y seminarios para explicar sus ocurrencias y planes de desarrollo vocal, urbanístico y regional— y Vic se convertirá en la meca indiscutible de los aficionados líricos del planeta.
     Ahora bien, ¿significa esto que estos laboratorios de intervención genética se dedicarán sólo a las especies animales no racionales? En absoluto. En los talleres de futurología llevados a cabo en nuestra querida playa de la Barceloneta, hemos apercibido un nítido intervencionismo aplicado a los mismos humanos, siempre, por supuesto, a petición de los propios interesados. Estos programas de mutación voluntaria, que serán una derivación posterior a la enseñanza propiamente animal, se realizarán en instituciones especiales de tipo escolar, la mayoría de ellas de grado universitario, con profusión de másteres y doctorados, en las que se acompañará la acción puramente mutante con una educación dirigida a orientar a sus alumnos hacia las tareas de especialización elegidas. Tendrán una importancia estratégica fundamental las Escuelas de Nivel Superior de Canto Vocal, al servicio de las necesidades de la ópera de Vic, cada día más exigente en cuanto a la altura y la duración de los agudos, y en la capacidad proyectiva de las voces, al tener que cantar en escenarios y teatros monumentales. También la Escuela Superior del Servicio de Hostelería, que otorgará títulos universitarios de camarero catalán, será de capital importancia estratégica, íntimamente asociada a la Monarquía de los Fogones de Figueres. Los doctorados en esta escuela encontrarán trabajo inmediato en los restaurantes más prestigiosos del mundo, y serán muchas las personas que querrán matricularse en sus escuelas, convirtiéndose en una verdadera casta selecta de camareros que dominarán el mercado internacional de esta profesión.
     Pero quizás la invención más atrevida de los laboratorios genéticos de Vic, será la Escuela de Señores y Señoras de Compañía, de una sofisticación realmente extravagante, ya que en ella se educarán personas con vocación de servir para acompañar a otras personas, ya sea en calidad de amigo, amante, marido, mujer, acompañante o cuidador. El éxito de estos productos de exquisita y refinada educación será tal que, debido a sus precios exorbitantes, dispararán el PIB catalán hacia cifras hasta entonces impensables, convirtiendo nuestra economía en una de las más saneadas y prósperas del mundo, muy superior, en este sentido, a los efectos de la apuesta por la robótica de Japón.
     A nivel local, y pensando también en el público catalán, la industria de los salchichones y chorizos, siempre tan importante en Vic, se mantendrá firme en su prestigiosa altura, con gustos que traspasarán fronteras, aunque la producción será pequeña y, por eso mismo, aún más apreciada por los entendidos internacionales. Hay que decir que el chorizo catalán acabará superando de una vez por todas y para siempre al chorizo español de toda la vida, lo que excitará enormemente la competitividad en este terreno de los productos regionales.

jueves, 21 de enero de 2021

8- Sobre la fragmentación y la multiplicidad

El Mosaico Ibérico

Estimado conciudadano, me gustaría en esta carta exponer un tema que hemos tratado muchas veces en nuestras conversaciones de la playa. Me refiero a la desazón de saber si este fervor temático de carácter polimonárquico hacia la fragmentación puede llegar a ser motivo de fractura y de sobresaltos sociales y emotivos, especialmente en nuestro país. Fue Conchita quien hizo la pregunta el otro día y Mercadal quien le contestó enseguida.
     —Mira, Conchita, quizás en ciertos casos y en algunas zonas podrá haber algunos, de estos sobresaltos, sobre todo si tenemos en cuenta la variedad de temperamentos que conforman Europa y por supuesto la Península Ibérica. Pero lo que vemos nosotros con total claridad es que la atmósfera de exaltación temática se verá como algo tan positivo, que casi sin excepción será aceptada por la mayoría de la sociedad como una nueva etapa del genio ibérico en su quehacer de afirmación imaginativa. Y es que toca hablar aquí de una cuestión del todo pertinente: me refiero a la tendencia irrefrenable hacia la multiplicidad y la separación en la que estamos inmersos, fruto del enorme cambio de civilización de nuestros días.
     Lo habíamos hablado con Mercadal varias veces y era un tema con el que gustaba explayarse cuando encontraba la ocasión.
     —Amigos, que vivimos una época de fragmentación en todas las esferas de la sociedad y del pensamiento, es una evidencia de la que los periódicos nos hablan cada día. Tened en cuenta que si la ciencia, cuyo quehacer básico es la medición, marca el signo de nuestra época, es normal que todo se quiera separar y dividir en partes, para así conocer mejor el todo. Pero aún disponemos de otra constatación: si en efecto la inteligencia y la racionalidad se acaban imponiendo como las herramientas más valoradas del futuro, es evidente que tendemos hacia una multiplicidad formal similar a la de la naturaleza, al ser aquí donde nuestra imaginación mental encuentra sus más notables modelos y fuentes de inspiración. Y ¿qué hay de más múltiple que la misma naturaleza, con sus infinitas variedades de formas minerales, vegetales y animales, las visibles, las invisibles y las microscópicas?
     Todos asentimos ante verdades tan descomunales.
     —En cambio, también parece de cajón que los arcaicos sistemas de pensamiento basados en la obsesión de las formas fijas y unitarias, sean personas, estados, naciones o poderes empresariales, con sus mitos fundacionales y sus historias anquilosadas, comiencen a relajarse en unos casos, a desmigajarse en otros, o a ponerse nerviosos, por el miedo de perder su uniformismo, rodeados como están por las fuerzas disgregadoras de la multiplicidad formal. Mirad sino como la mayoría de los conflictos de nuestro mundo se basan hoy en esta dificultad de los conjuntos grandes de encajar los chorros afirmativos de las partes, es decir, los pequeños que disputan el poder a los grandes. Y cómo los pequeños luchan también para uniformizar sus patrias diminutas, que quieren únicas y bien separadas del resto del mundo, reprimiendo las alteridades interiores que no soportan. Conflictos que no paran de nacer y de crecer se vaya donde se vaya y se mire por donde se mire.
     —Una verdad como un templo, sí, señor —exclamé, admirado de la sagacidad de nuestro colega.
     —La multiplicidad es una tendencia que no se puede parar, Corominas, y quien antes aprenda cómo encajarla y administrarla, antes tendrá una de las claves básicas de cómo gestionar las sociedades del futuro.
     Palabras que nos dejaron en profunda meditación.
     —Piensa —continuó diciendo Mercadal—, que esta voluntad tan loable de querer llegar a consensos no tardará mucho en convertirse en un deseo obsoleto, en el que nadie creerá. La multiplicación de las partes impedirá cualquier tentativa de consenso y lo que veremos o verán nuestros descendientes es una suma de afirmaciones condenadas a convivir entre sí, no por consenso, sino por simple razón de vecindad o proximidad, y para garantizar la supervivencia.
     —¡Pero eso es una anarquía de imposible solución! —exclamó Conchita.
     —Desde luego, el guirigay será enorme, eso es cierto, y de algún modo es una situación que ya hemos empezado a ver sin tener que desplazarnos al futuro. Pero el genio de la inventiva valenciana e ibérica en su conjunto, con la invención del Polimonarquismo como nueva forma de estimular y de organizar las partes, con sus protocolos, sus ceremonias extravagantes y un sinfín de ideas productivas asociadas, derivará a la larga hacia un tejido social rico, complejo y contradictorio, que sonará un poco como una de esas orquestas que tocan música contemporánea, en las que cada músico parece leer su propia partitura, todos al unísono, sin aparente relación alguna la una con la otra. Y eso, que ahora nos parece un disparate o una cacofonía insoportable, acabará siendo la música que tocarán las sociedades futuras, lo que explica que los compositores actuales nos eduquen a estas sonoridades aleatorias, que desconciertan pero que para nosotros no son más que las voces del futuro que nos llegan a modo de ejemplo y para que nos vayamos acostumbrando.
     —¡De cajón, Mercadal, de cajón! —no pude menos que exclamar ante la sabiduría de sus palabras.
     Paquito, que escuchaba muy atentamente, preguntó entonces:
     —Comprendo lo que dices, Mercadal, pero tengo dudas sobre una cuestión: ¿en qué modo podemos considerar que esta fragmentación y posterior evolución hacia el neomonarquismo será un avance de verdad en la civilización de los humanos?
     —Has dado en el clavo, Paquito, porque esta es una cuestión crucial. En realidad, desconocemos los detalles sobre cuál será el desarrollo de esta multiplicación mimética de infinitas cabezas coronadas, aparta del galimatías consecuente y de las importantes necesidades de organizar una tan enorme complejidad, aunque sí intuimos sus líneas maestras. Fíjate que a ojo de buen cubero y tras analizar nuestras visiones desde la atención alejada de cruce e intersección con la que solemos meditar sobre estos asuntos, hemos visto Bastides y yo una evolución que va, de los infantiles narcisismos de tantos monarcas enamorados de sus coronas, a un individualismo de nuevo cuño, que asumirá como normal e incluso arquetípico, una contradicción fundamental: el hecho de ser y considerarse único, y a la vez ser igual que los demás. Es decir, será normal sentirse Todo y Nada a la vez, Uno y Muchos, Genial y Vulgar. Esta contradicción básica entre la igualdad y la diferencia será el meollo del gran cambio civilizacional que se vivirá en el Mosaico Ibérico y que estará en la base de todo lo que está por venir. Y fíjate que en el dar o no dar este paso se encuentra el quid del optimismo con el que vemos el futuro, pues si las poblaciones ibéricas se empecinan en ser y vivir sus diferenciales desde posiciones de absoluto, por mucho polimonarquismo que haya, en vez de Mosaico, lo que tendremos es un enorme campo de batalla de todos contra todos. Nosotros, que amamos y conocemos el carácter y la bondad profunda que anida en los pueblos españoles, y por mucho que las apariencias y los agoreros nos digan lo contrario, siempre pensaremos que el lógico desenlace de la multiplicidad coronada no puede ser otro que la asunción de esta contradicción nuclear de lo que será el corazón de las civilizaciones del futuro.
     Nos quedamos impresionados de las revelaciones de nuestro amigo de la playa, que parecían ir mucho más allá de lo que las imágenes de nuestra pronóstica nos tenían acostumbrados.


sábado, 16 de enero de 2021

7- Nuevos palos monárquicos


Regresemos a Cataluña, para ver como el empuje de los agentes locales sufrirá una verdadera mutación cuando en Figueras nazca, por generación casi espontánea, la Monarquía de los Fogones o de los Hornillos. Huelga decir que la universidad gastronómica creada por el genial Ferran Adrià tendrá mucho que ver con esta sonada emergencia.
     Tampoco debemos menospreciar el éxito de esta serie llamada Juego de Tronos, alguno de cuyos capítulos se filmaron en Girona. Una serie que los de la Colla desconocemos ya que carecemos de tiempo para verla, ocupados como estamos siempre en el futuro, pero de la que oímos hablar en su día. Su huella psicológica en la población gerundense por lo visto será profunda y excitará de una manera indirecta y subliminal el gusto por las coronas. ¿Por qué no jugar a tronos de verdad?, se dirán las mentes más arrebatadas.
     Lo más interesante es que la iniciativa polimonárquica nacida en Valencia, de carácter folclórico en apariencia y hecha con trajes de gala, bien apoyada por varios programas de televisión, será bendecida por el mismo monarca español Felipe VI, entonces perfectamente asentado en su trono —este rey habrá aprendido bien las lecciones de la historia reciente y lejana, por lo que habrá sabido encontrar un cobijo sencillo y perenne a las múltiples crisis del estado, poniéndose siempre del lado de la gente y sobre todo de aquellos sectores de la población más dinámicos y atrevidos en sus ocurrencias, lo que le acercará mucho a la inventiva valenciana y más tarde a la catalana.
     El polimonarquismo valenciano-murciano y luego catalán y aragonés, al que no tardará en sumarse el conjunto Balear, y que brotará con una energía inesperada en todos estos territorios de la antigua Corona de Aragón, recibirá de inmediato el apoyo del borbón español, y esta bendición será uno de los puntales de su expansión.
     Al ver que los poderosos intereses gastronómicos habrán encontrado una manera tan fácil como eficiente de expresarse, creando unas bases nuevas para ulteriores desarrollos, otros sectores de la economía catalana se sumarán a la idea. Los arquitectos serán el siguiente gremio a imitar a los cocineros.
     Los Reyes de la Casa, linaje nacido también como una broma culta y como una concesión a determinados planteamientos comerciales y de un cierto mal gusto, siempre bajo el amparo del monarca español, acabará rápidamente convertido en una potente realidad local, generadora de unos chorros inesperados de nuevas ideas y de inversiones osadas, que atraerán cada vez más capital internacional, entusiasmado con unos tales planteamientos. ¿Cómo resistirse a tantas innovaciones? Ideas descabelladas pero muy bien asentadas por técnicos impecables —como antes se ha dicho, los avances en los materiales de construcción serán una de las principales razones de este desarrollo— y por unos resultados deslumbrantes, despertarán la admiración mundial, y los encargos a los arquitectos catalanes caerán como una verdadera lluvia de oro y oportunidades. Más adelante comentaremos algunos de los edificios más afamados, tanto en Cataluña como en los Territorios Exteriores, nombre con el que se designará al conjunto de las zonas de expansión cultural catalana más allá de sus fronteras.
     Más retorcida será la creación de la Monarquía del Amor y de los Placeres, ya que los temas amatorios y la prostitución en general no han sido muy bien vistos por las clases burguesas que siempre han dirigido Cataluña. Pero será determinante la necesidad imperiosa de pragmatismo que las nuevas condiciones económicas del país impondrán a los sectores del ocio: decididos a conservar sus activos en vigencia, no tendrán más remedio que espabilarse y disimular sus intenciones bajo apariencias de altos vuelos festivos. Tras el éxito conseguido por las grandes discotecas amatorias adheridas a los cementerios de la ciudad, nacerá la Reina del Amor, en realidad una versión nueva, feminista y mucho más dinámica e imaginativa de las famosas Miss que ya no interesarán a nadie. Al establecer una Corte de los Placeres, con reinas elegidas cada año entre las chicas más bellas de la región de Olot y del Ripollès —donde a la larga se instaurarán las famosas Escuelas de Pubilles Catalanes, a las que acudirán doncellas de todo el mundo—, el sector del negocio amatorio encontrará un filón de oro que desde ese momento no dejará de crecer ni de manar.
     En Girona, una monarquía centrada en el teatro nacerá enseguida, ante la necesidad de poder competir con estos nuevos focos de atracción irresistible. El Rey del Teatro, elegido entre los actores más jóvenes y avanzados de la escena catalana, ocupará su trono en períodos de dos años, provenientes todos ellos de las diferentes sedes del Instituto del Teatro, entonces la más relevante entidad productora de actores, siendo el principal privilegio de este joven monarca tener el papel de gran protagonista en obras nuevas de encargo pensadas para la exaltación polimonárquica. No habrá ciudad en Cataluña que no quiera ver estas obras que a la vez expandirán como la pólvora los nuevos principios de la monarquía temática, y el negocio será redondo para todos.
     El furor polimonárquico no tardará mucho en extenderse, al ver el éxito de aquellos primeros brotes que transformarán las realidades urbanas de las ciudades de Barcelona, Vic, Olot, Girona y Figueres. Y, como es lógico, las demás ciudades se lanzarán todas a elegir sus monarquías temáticas, con el apadrinamiento siempre entusiasta de Felipe VI, muy interesado en potenciar estos nuevos linajes que le serán compatibles, al aceptar la preeminencia jerárquica de la Monarquía Española, que pronto adoptará la costumbre de alojarse periódicamente en las diferentes nuevas cortes reales de origen temático. Lo más curioso del caso es que, dando un bandazo a las antiguas inclinaciones antimonárquicas, el pueblo catalán se convertirá en el más ferviente defensor de la familia real española, al poder emparentarse con la misma una tal profusión de palos reales coronados, algo que sorprenderá a propios y extraños.
     Como puedes ver, querido conciudadano, nos encontramos ante un fenómeno de expansión viral, como se llama hoy a este tipo de contaminación social, de una vitalidad revolucionaria. La principal consecuencia será el levantamiento de las poblaciones locales, dinamizadas por las ocurrencias polimonárquicas, que competirán ferozmente estableciendo alianzas entre sí, para ayudarse y poder así enfrentarse a las vecinas de más éxito. Esta democratización del negocio turístico, que de pronto tendrá unos nuevos protagonistas surgidos de la misma base social, transformará el sector y se convertirá en motivo de estudio y de mímesis, despertando la imaginación de los humanos hacia cotas de altura hasta entonces nunca imaginadas.

jueves, 7 de enero de 2021

6- LA ENTRADA DE ARAGÓN EN EL CONCIERTO POLIMONÁRQUICO

 

 Corona de Aragón

Parece evidente que Aragón, tan cercana a Cataluña y a Valencia, tanto en la historia moderna como en la antigua, no tardará en seguir las huellas de sus antiguos conmilitones de la Corona de Aragón. Y lo hará con una acusada personalidad artística y literaria, pues tal será el sello de sus aportaciones al conjunto ibérico. Como botón de muestra, las importantes universidades que se levantarán en breve en las localidades de Alcañiz, Jaca y Huesca, las tres especializadas en arte y literatura antigua y contemporánea y, sobre todo, en los nuevos sistemas interseccionistas de escritura creativa que se impondrán en la Península tras el auge de las innovaciones portuguesas en estas materias.
     Profesores de estas universidades se encumbrarán pronto en las alturas académicas mundiales, lo que fomentará una peregrinación masiva de estudiantes a la región atraídos por los nuevos y sofisticados sistemas de creación literaria y de fabricación artística. Las antes aludidas ciudades de Alcañiz, Jaca y Huesca se verán de pronto desbordadas y deberán levantar establecimientos hoteleros y residenciales que también estarán pensados para satisfacer la demanda de tantos visitantes atraídos por los distintos palos locales.
     Por supuesto, Zaragoza seguirá siendo el importante centro logístico que ya es hoy, a caballo entre Madrid y Barcelona, y que a partir de mediados del siglo XXI se centrará en la difusión del polimonarquismo, en íntima alianza con Tortosa, la ciudad matriz donde se fabricarán y distribuirán al mundo entero los logiciales de las neomonarquías nacidas en Valencia, Murcia, Cataluña y bien pronto en Aragón. Una monarquía dedicada a la temática logística será una de las extravagancias más originales de la capital maña, con monarcas que buscarán la excelencia organizativa y que serán el embrión de los famosos Llampecs de Reus y de Calaceite, donde en el futuro se ubicarán las escuelas más importantes de logística polimonárquica, de donde saldrán los técnicos y los logiciales más impactantes y buscados por las neomonarquías del mundo entero. El primer monarca de este palo real de Zaragoza será Juan Pérez I, y llevará por subtítulo Rey de los Melendos, en homenaje a quien fue el impulsor de este linaje, José Luís Melendo.
     Como es lógico, no tardarán en nacer palos monárquicos de todo tipo en las tierras aragonesas, con profusión de coronas dedicadas a las aceitunas, al vino y a mil distintas temáticas distribuidas a lo largo de su extenso territorio.
     Famoso será el palo real de los Tambores de Calanda, con una monarquía asentada en sus tradicionales tambores de Semana Santa. Sus batallones tronantes alcanzarán sumas de tamborileros jamás vistas —con cuadrillas de más de cuatrocientos músicos, lo que producirá efectos descomunales en sus desfiladas, con peligro de los edificios más viejos, que se resquebrajarán en algunos casos, elevando todavía más el aplauso planetario a este linaje—. Sus monarcas, provistos de recios bigotes negros a la antigua usanza que despertarán una gran admiración, serán todos bombistas, es decir, tocarán el más gigantesco de los bombos de las distintas cuadrillas, y no habrá una festividad que se precie que no busque invitar a algún batallón de tambores de Calanda con su monarca al frente armado con su bigote y su impresionante bombo.
     La Casa Real de Belchite estará dedicada a los desastres de la guerra, con monarcas que vestirán atavíos militares de la Guerra Civil Española, un año del bando rojo y otro del bando nacional, con escopetas y pistolas de la época, afín de poner realismo y un trasfondo histórico a los famosos edificios maltrechos de la Belchite antigua, cuyas ruinas serán veneradas como un testimonio incontestable de lo que no se debe repetir en el Mosaico Ibérico.
     Como no podía ser de otro modo, tanto Goya como Buñuel tendrán monarquías que les estarán dedicadas, el uno en la ciudad de Cifuentes y el otro en la misma Calanda. Nacerán así en ambas poblaciones importantísimas escuelas dedicadas al arte pictórico de pincel, y al arte cinematográfico en blanco y negro, ya sea hecho con cámaras de película de celuloide o con cámaras de vídeo digitales. El Rey de los Pinceles, siempre con el apodo de Goya, será escogido entre los más excelentes virtuosos de la manufacturación pictórica con pruebas de acceso severísimas, donde acudirán los más duchos en esta arte del mundo entero. Muchos de ellos procederán de China, siendo el primero de los monarcas el rey de los Goya Chin Pu Lee I, mientras que en Calanda reinará, en paralelo al linaje de los Bombo, Alfonsito Jiménez García I de los Buñuelos, oriundo de México, cineasta amateur que habrá vencido a todos sus rivales en las difíciles pruebas de acceso a este simpático palo real.
     En Binéfar nacerá una monarquía dedicada a los títeres, siendo Paco Paricio I, nieto del actual Paco Paricio de los Titiriteros de Binéfar, el encargado de iniciar este linaje. Su palacio residencial se ubicará en la población entera de Abizanda, en Huesca, que este palo real habrá habilitado como sede propia, siendo uno de los centros más visitados de toda la región pre-pirinaica de Huesca.
     La jota tendrá, por obligación antropológica, varias monarquías que le estarán dedicadas, oriundas de distintas localidades donde sobresalen los practicantes de esta arte vocal.
     Otro palo monárquico, también relacionado con el mundo de los títeres, será el dedicado a Pelegrín, héroe polichinesco creado por el Teatro Arbolé y que suele actuar por el Pilar en la Plaza de los Sitios de Zaragoza. Esta monarquía elegirá rey cada año, seleccionado entre los aprendices más dotados del arte de la cachiporra que entonces se enseñará con profusión por todo el país y muy en especial en la Gan Escuela Municipal de Títeres de Zaragoza, donde enseñarán los maestros más afamados del género cachiporrero y de donde los estudiantes podrán salir con el título de Doctor Titiritero en la especialidad de Hilo o de Cachiporra.


lunes, 21 de diciembre de 2020

5- NUEVAS FORMAS DE ORGANIZACIÓN


¿Acaso hemos de pensar que estas monarquías temáticas sustituirán las instancias de poder y de gobierno del futuro? En absoluto. La idea que tenemos los amigos de la playa es que más bien las complementarán. La solución que encontrarán los especialistas en ingeniería política de Valencia y más tarde de Cataluña, una vez haya superado el estancamiento independentista y ya metida de lleno en la ola polimonárquica, será establecer no un parlamento sino dos: el de los electos de los partidos políticos clásicos (por fortuna, cada vez menos clásicos), y el de los más importantes palos monárquicos del país, cuarenta en números redondos, escogidos entre las principales monarquías que obtendrán así representación parlamentaria cada cuatro años por votación popular. Es decir, un Parlamento para los políticos electos y un Parlamento Polimonárquico o Corte de Reyes y de Reinas (también se le llamará Corte de Tronos y de Tronas), con los cuarenta principales que de alguna manera representarán las fuerzas cívicas más dinámicas de la sociedad.
     Los dos Parlamentos tendrán a su lado los dos Senados de Valencia, uno para los representantes de las comarcas, y otro para el llamado Consejo de Ancianos, donde estarán los más sabios de los viejos del pueblo, elegidos por el vecindario. Las cuatro cámaras ocuparán un inmenso y precioso edificio en la ciudad de Alcoi, convertida en el centro neurálgico innovador del País Valencià, a modo de homenaje al lugar donde nació la idea polimonárquica en el Mosaico Ibérico. El Palau de la Generalitat estará en la ciudad de Valencia, y el centro logístico-financiero valenciano se ubicará en Elche, buscando la mirada de las regiones levantinas del sur.
     A modo de reconocimiento a la importancia de las bandas musicales, los nuevos poderes valencianos crearán un tercer parlamento de una extravagancia inaudita llamado Congreso Musical, en el que se utilizará la música como su lenguaje exclusivo, con incorporación de la voz cantada para permitir la comunicación conceptual. Sus sesiones, por su extraordinaria originalidad, serán retransmitidas en directo por miles de televisiones mundiales, y el uso de semejante práctica parlamentaria producirá a la larga el nacimiento de nuevas óperas y experimentos líricos de una singularidad excepcional, motivo por el que se atarán estrechas relaciones con el palo de la ópera de Vic.
     En Cataluña, el complejo compuesto por los dos parlamentos y los dos senados ocupará un impresionante edificio con forma de templo romano en la ciudad de Reus, donde se votarán y debatirán los principales asuntos del país, mientras que el Palacio de la Generalitat, sede del poder ejecutivo, se levantará en la ciudad de Tarragona. En cuanto al centro financiero, ocupará la nueva e imponente Lonja Bancaria construida en Tortosa, a tiro de la pujante Valencia.
     Otra innovación importante introducida a finales del siglo XXI será la de establecer una presidencia de gobierno de dos cabezas, una idea que acabará causando furor en todo el mundo. La solución bicéfala, de origen valenciano, será una de las aportaciones que más adelante se introducirá en Cataluña y de aquí al Mosaico Ibérico, causando una profunda admiración en toda Europa y en el resto del mundo. El logicial polimonárquico valenciano-catalán, con la revolucionaria Corte de Reyes y de Reinas, más los dos senados junto a la dirección bicéfala en la presidencia del gobierno, serán motivo de estudio y de atracción irresistible, lo que no hará más que aumentar el éxito turístico del conjunto ibérico.
     Estos inventos de la ingeniería política se estudiarán en el futuro como una de las más importantes innovaciones destinadas a la larga a cambiar el rumbo de la política mundial, sobre todo cuando sean aplicados en ámbitos de culturas muy diferentes, con las correspondientes adaptaciones al terreno.
     Pero no nos adelantemos a los hechos y regresemos al ámbito catalán de finales del siglo XXI, para ver cómo la monarquía centrada en el amor tendrá un desarrollo totalmente inesperado con la elección de la doncella Coral de L'Estany como nueva Reina del Amor de Cataluña. Esta joven belleza, de procedencia híbrida ya que será hija de un cruce genético del África Negra con descendientes del campesinado aragonés del Pirineo, destacará no sólo por su hermosura despampanante —su cuerpo de mulata catalana será pintado en grafitis en las paredes de todo el mundo, así como reproducido por los mejores escultores figurativos y abstractos de la época— sino sobre todo por una inteligencia estratégica de altos vuelos, ya que será ella el cerebro de la futura Escola de Pubilles de Ripoll, donde acudirá una selección de las más bellas e inteligentes doncellas de todo el mundo —con una lista de espera larguísima para las inscripciones y unas pruebas de acceso de una severidad inaudita—.
     Esta escuela revolucionará radicalmente las artes amatorias, al invertir el orden de las relaciones, pues la inteligencia y alta preparación física e intelectual de las jóvenes licenciadas hará que sean ellas las que marquen las reglas de juego y establezcan los parámetros de las transacciones de amor. Fruto de este nuevo empuje de las artes amatorias será la conversión del prestigioso Palau de la Música en el nuevo Palacio del Amor, un burdel a la vez popular y de lujo, cuya fama traspasará las fronteras para convertirse en un verdadero templo universal a la diosa Afrodita, con listas de espera para los visitantes internacionales de entre cuatro y cinco años, mientras los visitantes locales tendrán acceso fácil y a buen precio gracias a la política de puertas abiertas que esta monarquía revolucionaria instaurará en Barcelona en días señalados.
     Las fiestas del futuro Palacio del Amor de Barcelona serán impresionantes por la originalidad de las ceremonias, de las músicas —siempre con encargos a los más sofisticados compositores catalanes y valencianos del momento— y de las puestas en escena, a cargo de directores licenciados en las escuelas de ópera de Vic, las más reconocidas de Europa. Como botón de muestra, la famosa orquesta de monos que tocará siempre en los intermedios, dotada de una gracia infinita (1).
     
     
(1) Tal como antes se ha indicado, las escuelas de música animal de Vic serán únicas en el mundo. Según estudios de la Escuela de Malta, China incorporará en breve estas modalidades de la enseñanza animal, lo que pondrá de moda en sus restaurantes más lujosos la presencia de orquestinas de monos, de focas, de perros aulladores, así como pequeñas corales de loros. Se crearán premios internacionales de canción animal, y habrá un porcentaje impresionante de ganadores procedentes de las facultades y de los centros de canto vocal de Vic.